By Sin categoría

GESTIÓN DEL RIESGO

¡Nunca se había dado algo igual: ¡El mundo cambia a una velocidad increíble y cada vez de manera más intensa! En la historia de la humanidad siempre ha habido cambios, pero nunca del tamaño, la velocidad y el efecto de los que ocurren ahora. Diversos factores contribuyen a lo anterior: los cambios económicos, tecnológicos, sociales, culturales, legales, políticos, demográficos y ecológicos actúan en forma conjunta y sistémica, en un campo de fuerzas dinámicas que producen resultados inimaginables y que coloca a las organizaciones en la incertidumbre y la imprevisibilidad.[1]

A pesar de que esta frase fue escrita al inicio del presente siglo, está más vigente que nunca. Si hay un denominador común en el mundo actual, es la INCERTIDUMBRE. La economía lineal se reemplaza por la circular, la globalización no solo trae consigo las oportunidades, sino que las acompañan los riesgos, los desastres naturales se hacen presente con mayor frecuencia; los ciberataques, el fraude o robo de datos, las enfermedades infecciosas, el descontento social, la biotecnología y los cambios en el mundo del trabajo, por señalar algunos, desestabilizan gobiernos, empresas, organizaciones y economías domésticas.

La división del trabajo ha hecho que cada sujeto y cada organización lo miren desde su especialidad o disciplina perdiendo de vista la imagen de conjunto y las interrelaciones en el Sistema. Es así como el ambientalista, el experto en prevención de riesgos, el de calidad, el especialista en marketing, el director de una compañía lo visualizan y fijan objetivos. Se pierde de vista la visión integrada y holística. La pandemia COVID-19, los estallidos sociales han hablado con voz fuerte y clara que no hay hecho que sea independiente de los destinos de cada organización o individuo.

La ISO 31000:2018 define el Riesgo como “el efecto de la incertidumbre sobre los objetivos” definición compleja de entender, ya que abandona la visión del ingeniero “el riesgo es la combinación de la probabilidad del evento y sus consecuencias”,para vincular los riesgos a los objetivos de la organización. El reconocer esta nueva definición nos lleva a un nuevo nivel y entramos en una complejidad ¿cómo establecer el efecto de una incertidumbre sobre los objetivos?

Incertidumbre es una expresión que manifiesta el grado de desconocimiento acerca de una condición futura, pudiendo implicar una previsibilidad imperfecta de los hechos, es decir, un evento en el que no se conoce la probabilidad de que ocurra determina situación.

La incertidumbre puede ser derivada de la ausencia de información, o bien por desacuerdo acerca de la información con que se cuenta, implicando la incertidumbre cierto grado de desconocimiento.

En tal sentido, hay muchos hechos que no es posible conocer con anterioridad la fecha de ocurrencia, tales como los provenientes de la naturaleza (sismos, tsunamis, erupciones volcánicas, inundaciones, sequias, tormentas, tornados, calentamiento global, entre otros); los antrópicos (Robos, sabotajes, sustracción de información, fraudes, hackeos, sobornos, tráfico de influencias, cohechos, entre otros); Sociales (Accidentes del Trabajo, enfermedades profesionales; Económicos (Desempleo, migraciones); Biológicos (Enfermedades infecciosas, envejecimiento). Sabemos, que estos hechos pueden ocurrir, que existe la probabilidad que ocurra, que han ocurrido.

“La inteligencia de un hombre está proporcionalmente ligada al grado de incertidumbre que es capaz de soportar». Immanuel Kant

La cuarta revolución industrial nos entrega una nueva incertidumbre de cómo será el mercado laboral en 20 años más, la intensificación del teletrabajo durante la pandemia entrega algunas señales claras e inquietantes. La inteligencia artificial ya comienza a superar a los humanos.

“He oído decir a mi maestro que cuando uno usa una máquina, hace todo su trabajo maquinalmente, y al fin su corazón se convierte en una máquina. Y quien tiene en el pecho una máquina por corazón, pierde la pureza de su simplicidad. Quien ha perdido la pureza de su simplicidad está aquejado de incertidumbre en el mando de sus actos. La incertidumbre en el mando de los actos no es compatible con la verdadera cordura”. Yuang Tsi, hacia 500 a.c.[2]

Para Ulrich Beck, en sus textos de la Sociedad del Riesgo, el riesgo “no equivale a destrucción”, “los riesgos amenazan con la destrucción”, “el discurso del riesgo empieza donde la confianza en nuestra seguridad termina y deja de ser relevante cuando ocurre la potencial catástrofe”. “el concepto de riesgo delimita, por tanto, un peculiar estado intermedio entre seguridad y destrucción, donde la percepción de riesgos amenazantes determina pensamiento y acción”.

Entonces, el nivel de incertidumbre variará entre los elementos que las organizaciones tienen para identificar peligros o amenazas y las medidas de control o de seguridad que tienen desarrolladas frente a cada amenaza.

Muchas organizaciones no realizan el proceso de identificar peligros o amenazas, por lo tanto, la incertidumbre no existe en forma objetiva y como no existe no tienen medidas de control ni mecanismos de seguridad. No hay peor ciego que aquel que no quiere ver, ni sordo que no quiere oír.

Carlos Herrera VicencioDirector de www.sigweb.cl


[1] Chiavenato, I. (2009). Gestión del talento humano. (Tercera edición). Mc Graw Hill. México

[2] MERLE Enrique Daniel: El principio de incertidumbre y la naturalización de la inteligencia Revista de Filosofía y Teoría Política, 2002 (34), pp.225-233. ISSN 2314-2553. http://www.rfytp.fahce.unlp.edu.ar/

Para descargar el artículo completo, hacer CLICK aquí.

Leave your Comment