By Noticias

Ambientes extremos. Énfasis en el trabajo bien hecho.

Las medidas de prevención que se entregan a las empresas deben contemplar a lo menos tres características: solucionar efectivamente el problema, que sean técnica y operacionalmente factibles y que presenten una adecuada relación costo beneficio.

El concepto de “trabajo en ambiente extremo” se asocia fundamentalmente a aquella actividad laboral que se desarrolla en condiciones ambientales que están fuera de lo que se puede considerar normal o habitual para una persona, tales como temperaturas extremas (frío, calor), elevada altura geográfica, excesiva humedad, alta presión (actividades submarinas), elevada polución del aire o cualquier otra condición ambiental distinta a aquellas consideradas “normales”.

Osvaldo Villagrán, subgerente de Operaciones Preventivas del Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), explica que, por lo general, debido a la naturaleza de los trabajos realizados en ambientes extremos, ellos pueden afectar no sólo los aspectos físicos de quienes se ven expuestos a éstos, sino que también sus aspectos psicológicos, en un contexto general.

Según el Decreto Supremo N° 110, las actividades que presentan un mayor nivel de riesgo son la explotación de minas y canteras; frigoríficos; fabricación de explosivos y municiones; fábricas de vidrio y productos de vidrio; industrias del cemento, cal, yeso, metales ferrosos y no ferrosos; astilleros; demolición de edificios; carga y descarga de buques y fumigación aérea.

Por otro lado, de acuerdo a estadísticas consolidadas por la autoridad, considerando la tasa de mortalidad de trabajadores, las actividades que presentan un mayor nivel de riesgo son las de transporte, minería, construcción, industria, agricultura y pesca.

Así, entonces, al conjugar lo señalado con la existencia de condiciones extremas de trabajo, aparecen dentro de las más riesgosas las relacionadas con la minería (altura geográfica, condiciones climatológicas extremas, condición del aire ambiente); con la industria de la silvicultura en el trabajo de explotación de bosques (topografía del terreno) y brigadas contra incendio (exposición a calor, gases y humos de la combustión) y lo relacionado con actividades de pesca (actividades submarinas y en alta mar), dentro de otras.

“Estas actividades además se desarrollan por lo general alejadas de los centros urbanos, lo cual dificulta en muchos casos la llegada de servicios asistenciales en casos de emergencia”.

Mayor acuciosidad¿Pero cómo se pueden prevenir los riesgos laborales a que se exponen quienes trabajan en condiciones más exigentes de lo habitual?

Osvaldo Villagrán señala que la lógica en este caso es básicamente la misma que se sigue para el desarrollo de la prevención ante cualquier tipo de riesgos, la cual, sin embargo, requiere de una mayor acuciosidad y garantía de que esté bien realizada, dado que los peligros presentes generan riesgos y accidentes de mayor severidad.

“Esto significa, en esencia, tener claramente identificada la condición extrema que se presentará en el trabajo, lo que implica tenerla adecuadamente caracterizada, medida y evaluada, o sea, conocerla a cabalidad; conocer el riesgo que genera dicha condición, es decir, cuáles son los efectos que dicha condición genera en los trabajadores expuestos a ella, tanto desde el punto de vista físico como psicológico; establecer, a través de investigación científica o de estándares ya existentes, las características o atributos que deben tener las personas que pueden enfrentar de mejor manera los riesgos generados por la condición extrema, aplicando estrictamente dichos criterios durante los procesos de selección, contratación y mantenimiento del personal”.

Otros aspectos importantes son la identificación e implementación de medidas preventivas tendientes a minimizar los efectos producidos por las condiciones extremas, las cuales deben abordarse tanto desde un punto de vista de la ingeniería como de la organización del trabajo (cambios de procesos, modificaciones en infraestructura, elementos de protección personal; alimentación, sistemas de turnos, capacitación y entrenamiento, distribución de la jornada laboral, etc.).

Asimismo, son esenciales la definición e implementación de sistemas y estructuras para actuar en casos de emergencia, lo cual es especialmente relevante considerando el mayor riesgo y por lo tanto la mayor gravedad que generalmente implica un accidente en estas condiciones.

“Finalmente, es clave en estos casos que las empresas mantengan un sistema de control y un potente liderazgo de la alta dirección que les permita asegurar el estricto cumplimiento continuo de por lo menos las medidas antes señaladas y, con ello, garantizar un nivel aceptable de seguridad para quienes se encuentran expuestos a estas condiciones extremas de trabajo”.

Medidas de seguridad

El subgerente de Operaciones Preventivas del IST destaca que, como criterio general, las recomendaciones que se entregan a las empresas en este tema tratan de ser lo más específicas posibles y que cumplan además con al menos las siguientes características: solucionar efectivamente el problema, que sean técnica y operacionalmente factibles y que presenten una adecuada relación costo beneficio.

“Cabe recordar al respecto que una medida de seguridad que no puede solucionar un problema se transforma en una medida insegura”, concluye Villagrán.

Prevenciones específicas

Si bien varían en los aspectos propios de cada actividad, este tipo de medidas debe contemplar diversos aspectos.

*       Apoyo en el desarrollo de procedimientos operacionales que garanticen la seguridad de las personas y la continuidad de las operaciones.

*       Sugerencias en el ámbito del mejoramiento de los equipos y herramientas de trabajo.

*       Mejoramiento de los ambientes de trabajo en temas tales como sistemas de extracción de polvos, humos, gases y vapores nocivos, entre otros. En el caso de ambientes en que se presenten condiciones climáticas severas, parte importante de las medidas se orientan a asegurar las condiciones básicas de permanencia de la persona, tales como temperatura, ventilación, alimentación e hidratación, así como otros servicios básicos.

*       En el ámbito de las personas, orientar respecto de las características más apropiadas que ellas habrán de tener, considerando el trabajo que habrán de realizar y las condiciones del mismo, como por ejemplo cuando se trabaja a gran altura geográfica (minería) o en altura física (construcción en   altura).

*       En el ámbito de la organización, situar las recomendaciones y asesoría específica en la implementación de sistemas de gestión y el desarrollo de “tecnologías blandas” orientadas a mejorar el liderazgo, las comunicaciones, la supervisión y el cuidado mutuo al interior de las empresas.

Emol 14 de Junio de 2012

Para bajar artículo, hacer CLICK aquí.

Leave your Comment