By Noticias

¿Quieres evitar contagiarte un resfrío en tu oficina?

Además de tomar en cuenta medidas básicas como lavarse las manos, también debes poner atención a los lugares que tienen más gérmenes. Descubre aquí cuáles son.

Para algunos su lugar de trabajo es como un segundo hogar. Pero no precisamente porque sea un sitio donde se sientan cómodos y puedan disfrutar de su intimidad, sino que por la gran cantidad de tiempo que pasan ahí. Ocho, 10 y hasta 12 horas pueden estar algunas personas en la oficina, lo que sin duda se hace tedioso, más aún si algún compañero está enfermo y el contagio es inminente.

Y considerando que estamos ad portas de comenzar el invierno, nunca está demás tener a mano algunos consejos que impidan o por lo menos dificulten caer enfermos por culpa de las infecciones que se alojan en la oficina. Según Rodrigo Blamey, infectólogo de Clínica Las Condes, en este período lo más común es encontrar virus respiratorios que se contagian por dos vías principales: a través de gotas de saliva, al estornudar por ejemplo, y por contacto con superficies contaminadas.

Tomando en cuenta esto, el especialista afirma que la prevención está dada por tres pilares fundamentales. Lo primero -dice- es evitar estar cerca de la persona enferma. “Y si yo estoy enfermo, debo evitar el contacto con los otros para no contagiarlos”, agrega. En este sentido, el médico sostiene que si se tiene una infección, lo mejor que se puede hacer para no transmitirla es quedarse en casa.

En el caso de que sea necesario compartir oficinas o computadores, es decir, superficies que podrían estar contaminadas, la recomendación es lavarse las manos en forma frecuente y, además, no pasárselas por el rostro. “Alguien podría contagiarse si toca, por ejemplo, un teclado contaminado y después se toca la nariz o la boca aunque no haya estado en contacto directo con la persona enferma”, explica.

Por último, en el caso específico de la influenza, el médico asegura que la forma más efectiva de prevenir el contagio es vacunarse. “Por eso, casi todas las compañías grandes hoy en día vacunan en forma gratuita a sus empleados, ya que les sale más a cuenta pagar una vacuna que una licencia de siete o 10 días”, señala.

En relación al uso constante de alcohol gel, el infectólogo afirma que ese tipo de productos es de utilidad, pero siempre y cuando las manos estén visiblemente limpias. “Si las manos están sucias, hay que lavárselas, porque o si no el alcohol gel se inactiva”, explica.

¿Y los pañitos húmedos con cloro? “Sí, también sirven para desinfectar superficies o las mismas manos”, responde Rodrigo Blamey.

Los productos cuya efectividad no está 100% demostrada son los aerosoles desinfectantes. “Los virus en general no andan volando, la transmisión no es aérea, sino por gotitas al momento de estornudar o porque las gotitas caen en la superficie y después la persona toca esa superficie y se lleva las manos a la boca, a la nariz o a los ojos”, puntualiza el especialista.

Ojo con los gérmenes

Además de tomar en cuenta las recomendaciones del doctor Blamey, también es conveniente que conozcas cuáles son los lugares menos limpios del lugar donde trabajas. Para que te hagas una idea, la empresa Kimberly-Clark, que se especializa en fabricar productos de higiene, realizó un estudio en el que identificó los sitios de las oficinas donde los gérmenes están al acecho.

La investigación fue hecha en edificios de oficinas que albergan a más de 3.000 empleados y de los más variados tipos: fábricas, estudios de abogados, compañías de seguros, call centers, etc. Allí, profesionales de Kimberly-Clark utilizaron más de 5.000 hisopos para recolectar muestras de diferentes superficies y luego determinar cuáles tenían los niveles más altos de contaminación.

¿Quieres saber los resultados? El primer lugar en el ranking de los sitios que concentran más gérmenes en una oficina lo ocupa las llaves de los lavaplatos que se encuentran en las salas de descanso. En el siguiente puesto están las manillas de las puertas de microondas (también en las salas de descanso). Los teclados de los computadores se ubican en el tercer lugar y los siguen las manillas de las puertas de refrigeradores (también en salas de descanso). El quinto y sexto puesto del ranking se lo adjudicaron los botones de los dispensadores de agua y los de las máquinas expendedoras de productos.

Otro dato que se obtuvo del estudio es que la mitad de todos los mouse de computadores y de los teléfonos de escritorio presentaron niveles más bajos de contaminación. Esto sugiere que hay empleados que sí se preocupan de la higiene de sus espacios personales, aunque aún existe la necesidad de que haya un mayor conocimiento de la importancia que tiene que manos y superficies se encuentren limpias en las oficinas.

“Este estudio demuestra que la contaminación está en todos los lugares de las oficinas y potencialmente puede alcanzar a los empleados donde comen y preparan sus alimentos, así como en otros sitios”, afirmó Brad Reynolds, responsable para América del Norte del “Proyecto del Lugar de Trabajo Saludable” de Kimberly-Clark. “Nadie puede evitarla por completo, pero con el lavado, la limpieza y la desinfección, los empleados pueden reducir sus tasas de resfrío, gripe y enfermedades estomacales hasta en un 80%”, agregó.

Por M. Francisca Prieto, Emol

Sa. 02 de junio de 2012

Para bajar archivo, hacer CLICK aquí.

 

 

Leave your Comment